Con el tema de los santos nos la metieron de canto

25 de abril del 155 a.D. en Esmirna (actual Izmir), Turquía. Un grupo de cristianos rescata de las cenizas los restos de un cadáver consumido en la hoguera. Su nombre: Policarpo, hoy mártir de la Iglesia y por tanto con el título de santo antecediendo a su nombre. Aquel grupo de cristianos le tributan homenaje conmovidos sin saber que están introduciendo el paganismo y la idolatría en lo que más tarde constituirá la Iglesia Católica. El relato de su martirio no tiene desperdicio. Parece que como no ardía bien -según el relato, protegido por influencia divina- se ordenó al atizador del fuego que le clavara cuchillo. Así lo hizo, pero manó tanta sangre que apagó el fuego (bru-tal). vamos, que costó un rato asarlo.

En el siglo IV, con Constantino, la adoración de los llamados santos es ya una práctica común.

En 1845, Otto von Korvin publica su obra El espejo de los frailes en la que se lee: «Los cristianos de los primeros siglos no sabían nada de santos. Ciertamente respetaban a los mártires o a los que habían dado testimonio de fe con su propia sangre. Los nombraban en sus reuniones y los presentaban como modelos ejemplares en su comunidad; y esto era muy natural y algo que se puede aprobar. Sólo cuando Constantino se convirtió al cristianismo y se traspasaron muchos elementos del paganismo a la Iglesia cristiana, se adoptó también el culto a los santos. Los paganos estaban acostumbrados a rendir sacrificio a sus héroes, y los sacerdotes cristianos traspasaron esta usanza a sus héroes de la fe. Mientras toda persona creía estar igualmente cerca de Dios, el culto a los santos tenía que considerarse como algo carente de sentido. Pero cuando los curas se impusieron como intermediarios entre Dios y el resto de los seres humanos, no estaba lejos el dar un paso hacia la fe disparatada de que en el Cielo los santos forman la corte de Dios, al igual que ministros y chambelanes, y que quien deseaba conseguir algo de su majestad celestial, sólo tenía que sobornar a aquellos con oraciones y ofrendas. Los curas no han podido escarnecer a la religión cristiana de modo más vejatorio que con este culto a los santos.»

Apropiación de dioses

Se cuenta que gran parte del repertorio de santos que conforman hoy el santoral de la Iglesia son tomados directamente de deidades paganas. Karlheinz Deschner, historiador y crítico de la Iglesia, en su Abermals krähte der Hahn nos brinda algunos ejemplos:
Apolo – San Efebo: el dios griego Apolo era apodado Ephoibios (adjetivo para describir y denominar a un adolescente de belleza física semejante a la de una mujer, teniendo este mancebo un comportamiento estrictamente femenino u homosexual). Así que San Efebo el julapas, jaja.
Dionisios – San Eleuterio: Diosnisios era apodado Eleuterios (el Redentor) -aunque me encuentro con un presunto San Eleuterio histórico-.
Zeus – San Nicéforo:
el padre de los dioses griego fue también secuestrado por el paganismo de la Iglesia. Zeus era conocido como Nikeforos (el Victorioso o el que porta la Victoria). -Y vaya, me vuelvo a encontrar con un santo Nicéforo patriarca de Constantinopla
Cástor y Pólux – San Cosme y San Damián:
El tema de la transposición al santoral católico también funcionó con parejas de dioses o, en este caso, semidioses. -Sobre los presuntos históricos me encuentro esto– (sería interesante conocer qué cuenta Deschner al respecto de las historias atribuídas a los presuntos santos. Sobre ellas, se suele comenzar diciendo: “según la tradición…”)

Deschner, en su Historia criminal del Cristianismo dice: «Sólo pocas iglesias han sido construidas en algún lugar de la Tierra, donde antes no hubiera habido un templo pagano.»

Sheron – San Jenaro:
Sheron era un dios pagano que se cristianizó como San Jenaro -pero hay un tal San Jenaro del s. IV de l que se cuenta que se conserva su sangre y que ésta se licua cada vez que se la pone frente a los restos de su decapitada cabeza… bizarrísimo-


Apropiación de Fiestas

La Candelaria: se celebra 40 días después de la Navidad (2 de Febrero) y marca el final del periodo Navideño. Conmemora el día en que el Jesús fue presentado en el Templo por sus padres, según la costumbre judía. No obstante se corresponde exactamente con la fiesta de la diosa griega «Deméter».
La Ascensión de María: se celebra el 15 de agosto. Fue originalmente la fecha de la fiesta de la diosa Diana. Diana era una diosa-madre, cuyas propiedades, después de la paganización del cristianismo, se transfirieron a la figura de María, la madre de Dios.
“Würzbüschel”: En la región alemana de Franken (Franconia) se celebra en agosto el «Würzbüschel» (el ramillete de hierbas): consiste en llevar a la iglesia como ofrenda a María un ramito de determinadas hierbas recogidas en el campo. Originalmente ésta era una costumbre de los germanos en honor de la diosa del amor y la fertilidad «Freya». Los ignorantes fieles de hoy creen que se trata de una tradición de la Iglesia en honor a «santa María».
Navidad: originalmente era la fiesta romana del nacimiento del sol invicto y del culto a Mitra. También, el 24 de diciembre se hacían grandes fiestas en honor a Ra en Egipto.

y bueno, sin parar de buscar, me topo con este interesante post publicado en los foros de laguna2000.com escrito por un tal Jorge y que toma la fuente de Rius, cristo de Carne y Hueso págs. 97 – 108:

En los tiempos de Cristo la única religión monoteísta, era la judía. Todas las demás eran politeístas. Como el cristianismo tiene como base el judaísmo, los apóstoles empezaron a predicar la creencia de un sólo Dios… A puros pueblos politeístas… ¡Un problema! Porque griegos y romanos y demás “paganos” tenían un dios para cada cosa: Del amor, del vino, de la casa, del fuego, del sol, del agua, de la agricultura, de la salud, de la caza, del matrimonio…

Eran religiones fetichistas (amuletos) e idólatras (ídolos) que no admitían otra creencia… y el cristianismo no lo era. Ni fetichista ni idólatra… ¿Qué hacer? El cristianismo tuvo entonces que adaptarse a los tiempos… En vez de destruir los dioses que eran muy apreciados por la gente los convirtieron en “santos” cristianos. El primer ejemplo es el dios Hermes, Dios griego del comercio. Lo llamaron “Hermeto”, santo patrono de los comerciantes.

Las mismas fechas que celebraban griegos y romanos fueron trasladadas al calendario del cristianismo, para no hacerse bolas. Baco era adorado bajo el nombre de Soter y el sol bajo el de Nican… Ahora en el calendario cristiano son San Sotero y San Nicanor… con sus respectivas oraciones y milagros.

La lista de ídolos paganos convertidos al cristianismo es enorme:

Dionysius -> San Dionisio
Demetrius -> San Demetrio
Flava -> Santa Flavia
Pauladium -> Santa Paladia
Saturnalia -> San Saturnino
Aphrodisia -> Santa Afrodisia
Astrea -> Asunción
Ephobious -> San Efebo
Eleuterii -> San Eleuterio
Rustici -> San Rústico
Aura Placida -> Santas Aura y Plácida…

La fiesta de Diana se volvió de Santa Prudencia, a pesar de que la tal Diana era una fichita… La forma tradicional en que se saludaban los romanos: “Perpetua Felicitas” engendró dos santas: Santa Perpetua y Santa Felícitas. Una fiesta romana, rogare et donare (orar y dar) se volvió dos santos que se celebran el mismo día: San Donaciano y San Rogaciano. Los dioses Nicephor (Júpiter) y Pelagia (Juno) se convirtieron en lo santos Nicéforo y Pelagia.

Athenea, Apolo y Pelino, dioses paganísimos se volvieron santos: San Atanasio, San Apolonio y San Pelino. Y San Vito, viene del dios Termes, que presidía los límites de campos y caminos (del latín viae) y de ahí el “mal de San Vito” por caminar mucho… Príapo se vuelve San Fiacro, custodio del jardín… Juno se vuelve Santa Ana, abogada de las parturientas…

Y luego que Constantino, decretó el cristianismo como religión oficial. las cosas empeoraron. El templo Diana Jano Lucina se volvió de San Lorenzo de Lucina. El águila de Júpiter fue sustituída por la de San Juan y Esculapio se volvió San Patricio con todo y palo. San Jorge se apropió de Apolo con todo y templo y de pilón con todo y dragón y San Eladio hizo lo mismo con Vulcano apareciendo desde entonces con Forja y Martillo (pero vestido hasta el tobillo).

En épocas de Borgia y compañía se inventaron más santos. Un Santo significaba un templo (ó más) medallas, ora estampas, fiestas, turismo, venta de reliquias… es decir, un buen negocio para donde había nacido. Se inició entonces una carrera entre los reinos para ver quién tenía más santos… entre las dinastías reales por lo mismo. Y posteriormente entre las órdenes religiosas: Un Papa dominico sólo canonizaba a monjes dominicos y uno augustino a puros augustinos. Y cada canonización costaba dinero… que pagaban religiosamente los reyes, las ciudades, las órdenes o hasta la familia del presunto: ¡Qué horror tener un santo en la familia!

Luego vinieron las cruzadas, guerras “santas” de conquista y los generales que morían eran inmediatamente convertidos en “santos” (aunque hubieran muerto matando inocentes…) Y después los misioneros que iban a otras tierras a cambiarles religión a los nativos… ¡Éstos se defendían y los mataban! Resultado: Más santos. ¿Resultado? El Santoral parecía directorio telefónico y con lo peor que muchos de esos santos ni lo fueron… y muchos ni siquiera existieron…. La iglesia se volvió idólatra y fetichista.

Entonces la iglesia dio marcha atrás. Descatalogó a muchos santos.

Santa Tecla fue la primera santa de la Iglesia. Según decían, los leones no se la quisieron comer… Pues ahora resulta que es puro cuento… ¡Lo mismo con san Valentín! Dizque el santo patrono de los novios, el divino alcanfor. Tambien descatalogaron a San Cristóbal uno que se iba donde uno quería. Otros santos descalificados: Santos Mauro, Pablo Ermitaño, Felix de Valois, Trifón, Baco, Apuleo, Eusebio, Hipólito… y otro que hizo caer las ventas, San Nicolás, o sea, Santa Clos…

Sin embargo, el Vaticano luego permitió que los creyentes veneraran a los santos que quisieran aunque no hubieran existido jamás…

y más adelante jorge comenta:

Sí. Parece ser que la iglesia católica conscientemente aplica ese método (de éxito comprobado) al hacer cristianizaciones de deidades que adoraban muy a su modo, los que deben ser cristianizados. Así, el proceso de evangelización es más suave y todos quedan contentos.

Donde se “apareció” la virgen de Guadalupe, se adoraba a una deidad femenina prehispánica. Se aplicó sincretismo, ésto es, se fundieron 2 creencias similares, la nueva es la que comulga el pueblo fuerte (María), la vieja creencia (Tonantzin), el pueblo débil.

El mundo entonces quedó lleno, sin más dioses que sincretizar, pues la descubierta América tenía gente de tecnología más pobre que los colonizadores. Si vinieran unos extraterrestres con su propia religión a la Tierra, quizá fueran más poderosos que nosotros, y quizá nos sincretizaran sus dioses, adaptando los nuestros a los suyos. Cristo dejaría ser el amo del universo.

y con fecha anterior, ¡¡un bombazo!!

Estuve leyendo unos análisis históricos en un sitio de internet (en inglés) llamado http://jesusneverexisted.com/

Ahí explican que el cristianismo vino a ser un sincretismo religioso, es decir, la unión de varias corrientes religiosas que concurrieron en un mismo lugar. Roma le quitó Egipto a Grecia en el año 30 de nuestra era. A partir de ahí se requirió un nuevo Dios que rigiera a la gente, pues los judíos como los egipcios eran ya muy débiles. Habían varias cultos: Osiris, Apis, Zeus, Hades, Dionisio y combinándolos se llegó a crear a Serapis (versión greco-egipcia de Zeus). Los griegos perdieron fuerza ante las influencias egipcias y más aún con los romanos.
Los romanos crearon un Dios a partir del humano Antínoo amante del emperador Adriano. Este se hizo además dios egipcio y más tarde una mezcla (un hombre con una cruz en una mano y las uvas de Dionisio en la otra). Posteriormente, los primeros cristianos (como Teófilo) sepultaron a Serapis para imponer al nuevo Dios:

http://jesusneverexisted.com/syncretism.html

El nuevo Dios, Cristo, se fue transformando a partir de influencias de Serapis, Antínoo y Mitras. Cristo fue representado en el siglo IV como el Dios Apolo, resplandeciente como el sol ó cargando un cordero. Luego se le puso una toga como Sócrates (presentado como un limpio griego) para luego cambiar la toga por un hábito. Hasta el siglo VIII no se le presentaba en la cruz, sino en actitud guerrera y con espada. En el siglo IX y X ya se colgaba de la cruz pero vestido y más adelante se le presentó avejentado y duro como la Iglesia de aquellas épocas. En los siglos XV y adelante se presentó semidesnudo e incluso con la cara de Borgia, luego siendo lapidado. Para la época de la inquisición, el cristo ya estaba ensangrentado y torturado como aquellas sociedades:

http://jesusneverexisted.com/melange.html

Sabemos que hoy ya lo vemos bien peinado, cantando rock, teniendo hijos, volando en platillos voladores, rigiendo galaxias y demás… Cada época le asocia nuevas creencias. Es de llamar la atención que tal transformación igualmente ocurrió con los diversos dioses de todo el mundo antiguo. Oficialmente se “sabe hoy” que fueron imaginarios todos esos dioses.

El sitio que menciono precisamente clama que Jesucristo es imaginario, que fue fabricado junto con su soporte que le conocemos, pero que eso sí, ha durado mucho “entre nosotros”. No se fabricó un Cristo, sino muchos, porque realmente no hay ni uno.

Y más leña:

El “Jesús nunca existió” es una hipótesis y un proceso de investigación que tiene poco tiempo, digamos 100 años aprox. Aquí yo lo planteo como eso, un proceso que existe y que es interesante en sí mismo. Generalmente se cree en algo como explicación a un fenómeno, por ejemplo, se creía en el “eter” como una sustancia que conduce la luz como el aire conduce el sonido. Cuando ese “eter” no se pudo demostrar con experimentos, se encontró casi al mismo tiempo una nueva teoría de la luz que provocó un sinnúmero de nuevos descubrimientos. Estos descubrimientos nos han dado una nueva forma de vida.

Desechar una vieja creencia, y ya no necesitar de ella (como el éter) nos lleva a lugares más interesantes… ¿Porqué siempre buscamos más? Buena pregunta, pero no creo que los que ahora disfrutan del mundo moderno quieran regresarse a las incomodidades del pasado de ignorancia. Los gnomos son mucho mas inofensivos que toda la destrucción física e intelectual del mal llamado bondadoso cristianismo. Ahora esa destrucción no se irá de las artes… Ahí está santa-clos, y batman y el santos para seguirles dando fé (inofensiva) a mucha gente pero eso sí, bien cómodos en un mundo tecnificado sin eter y sin dioses de ignorancia.

Ahora, estamos en ocio y diversión, que como un deporte, tiene ganados, perdidos, empatados y hasta viajes a la primera A…

jajaja, este tío, a parte de escribir bien, es la monda:

De acuerdo, un Jesús histórico no necesita del cristianismo, pero un cristianismo de masas sí necesita un Jesús histórico. De hecho, creer en un Jesús divino (resurrección y demás) es cada vez más, un lujo de la fé. Otro problema, es que hay gobernantes importantes, Bush, Fox, que seguramente tomaron decisiones pensando en que Jesús les dá instrucciones, hasta contradictorias, sin investigar si él es real ó no… la mitomanía es muy peligrosa a nivel masas.

El Santaclosismo no necesita de un santaclos real, pero he ahí la diferencia, el santaclosismo es una etapa infantil, acotada, y aunque requiere actores y mercadotecnia y billetes, no ha causado los estragos que provocó, provoca y provocará la religión más popular del mundo. Si la niñez santacloseada del primer mundo ahora investiga el universo, asumo que santaclos es inofensivo. Aunque sería interesante “apagar” a Santaclos, digamos una década, y ver los resultados a nivel mundial. Sería un experimento muy interesante.

Jesús es interesante en “partes”, porque no he conocido a quien ponga la otra mejilla ni quien se saque un ojo por desear a una muchachona. Santaclos no pide odiar a tus familiares para seguirlo ni te promete una segunda venida, él se presenta año con año en las sociedades que trabajan inteligentemente.

El éter fue una forma de explicar algo, la demostración de su inexistencia le dió al mundo algo completamente nuevo con muchas salidas. Se abandonó un callejón sin salida, relativamente pronto, por gente que no le tiene miedo a los dogmas de los “importantes”.

Bueno, se me desvirtuó el hilo un poco. Pero ¿a que es apasionante el ejercicio del cuestionamiento sistemático? Uno lanza preguntas al aire: ¿por qué “crees”?, ¿por qué crees en lo que crees y no en otra cosa que tiene en su contexto la misma consistencia que tu creencia?, ¿para qué sirve creer y cómo se cree?, ¿cuál crees que es la causa, más allá de tu propia contingencia, por la que sostienes una determinada creencia?, ¿qué o cuánto sabes del origen histórico y evolución de tu creencia?, ¿qué conoces de otras creencias vivas o extintas y cómo se relacionan con la tuya?

~ por -- en 28 mayo, 2007.

6 comentarios to “Con el tema de los santos nos la metieron de canto”

  1. Si, la verdad que es apasionante. Cuando uno comienza a cestionar sistemáticamente todo, y deja de temer a las preguntas, se encuentra con que la realidad, o las posibilidades de realidad, son mucho mejores que ése mundo estrecho que se nos presentaba, aquél del “creer o reventar”. Quizás recuerdes algo que escribí en mi blog (“Santos santos, Batman”) sobre los santos, y su utilización mercantilista…

  2. solo puedo decirte una cosa……..NO VALES VERGA!!!! eres un pendejo que se centra en lo que su pastor le dice y no ve mas alla de la realidad, si puedes estudiar mucho y lo que quieras pero creeme que muchas de las cosas que según tu “no pasaron” pasaron en realidad y para tu información el centro de la religión católica es CRISTO porque todos los que creemos en cristo somos cristianos ya que al parecer tu tienes un concepto algo raro de creer que los protestantes son los únicos cristianos. Podría parecer que son un jodido racista e intolerante (como lo eres tu) pero creeme que no es así, todos los domingos asisto a mi iglesia y al templo de mi esposa es decir se de ambas religiones y tu percepción de la vida…creeme…pero creeme que esta muy pero muy jodida… esperemos que al fina de tus días reconozcas la verdad y te puedas salvar pero lo único que te sigo diciendo es que…compadre….NO VALES VERGA

  3. John: vas de muy cristianito pero tienes el insulto colgando de tu boca… es un recurso de quien no encuentra argumentos sólidos para rebatir. Sí, no eres el primero que descalifica mis ideas con insultos: me basta para saber que voy por el camino que quiero.
    ¿Yo protestante? ¿Cuándo y dónde dije eso? No soy ni católico… lo fui, pero estaba siendo hipócrita con mi propia idiosincrasia. Y ¿de dónde sacas que yo afirmo que los protestantes son los úncios cristianos? Son conclusiones precipitadas tuyas por la naturaleza de mis comentarios… si, yo me meto con el tema de los santos en la iglesia católica porque al bucear en él y ver cómo son nombrados muchos de ellos (mira el caso de monseños Escriva de Balaguer) y la precipitación con la que se llevan muchos casos, amén de la transmutación del panteón romano en el santoral católico, pues no me merecen mucho respeto en muchos casos. De hecho si nos ceñimos a las mismas escrituras, el fenómeno actual de los santos es pura idolatría y responde más a un pensamiento mágico heredado de la tradición romana politeísta -y en el caso de América de sus religiones precolombinas- que a algo cabal.
    Siento que pienses que mi percepción de la vida está muy jodida porque estoy muy contento con enfrentarme a estos temas desde una perspectiva escéptiuca y crítica en el buen sentido de ambos términos. De hecho no puedo ser más re-feliz.
    Con respecto a los insultos, te perdono, hermano en Cristo, me entran por un oído y me salen por el otro.

  4. ola, bueno solo puedo desirles que me gusto mucho su investigacion y acuerdo mucho con la mayoria de ellas,
    la utilizasion de santos obviamente es una forma que tiene la IGLESIA CATOLICA para aserse de recursos y donificaciones economicas de sus fieles ignorantes creyentes, y data desde la transculturisacion romana germana cristiana….
    yo en lo personal no creo en ninguna religion…. todas han sido creadas con buenas intensiones, pero se han perturbado y adaptado con el mismo fin…(el dinero)

    yo creo en dios… y creo en cristo como nuestro salvador…

    no hay nesesidad de creer en ninguna religion si puedes creer en dios por ti mismo y para algo esta la biblia….para leerla y no para que te la lean y te digan que es lo que significa o lo que debes aser…..eso …. no se dejen engañar por lo que diga un papa, un ovispo o un pastor…..lean la biblia y respondanse ustedes mismos

  5. ” Y EL HOMBRE CREO A DIOS A SU IMAGEN Y SEMEJANZA ” VOLTAIRE
    Pues sí, Dios ama, igual que yo, pero mucho más.
    Dios se irrita, igual que yo, pero mucho más.
    Dios es sabio, igual que yo , pero mucho mas
    Dios castiga, igual que yo , pero mucho más, …etc. etc.

  6. Estoy de acuerdo con los santos .
    Pero su tu no quieres creer tu ignorancia te cega . dios , jesucristo . Si existe alabado seha el mesias

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: