¿Problemillas con el inglés?

Vamos a echarte una mano.
Ten en cuenta primero que los chistes basados en juegos de palabras pierden su gracia al ser traducidos cuando en el nuevo idioma no existe un juego análogo que les permite seguir siendo graciosos.

Patient: “Doctor, I’ve got a strawberry stuck up my bum.”
Doctor: “I’ve got some cream for that.”

Traducción:

Paciente: “Doctor, tengo una fresa atascada en mi trasero.”
Doctor: “Tengo una crema para eso”

¿Entiendes, eh?, fresas con… crema… claro, es que nosotros hablamos de pomada o ungüento cuando nos referimos a remedios médicos y en inglés también se puede usar “cream”, por lo que estamos en uno de esos casos de gracia desvirtuada por limitaciones en la traducción.

Texan: “Where are you from?”
Harvard graduate: “I come from a place where we do not end our sentences with prepositions.”
Texan: “Okay – where are you from, jackass?”

Traducción

Tejano: “¿De dónde eres?”
Graduado en Harvard: “vengo de un lugar donde no terminamos las frases con preposicones.”
Tejano: “Vale, ¿de dónde eres, gilipollas?

Para que tuviera gracia, o encontramos la forma de preguntar “¿de dónde eres?” terminando con una preposición, construcción frasal que no existe en castellano (en inglés la preposición “de” de la pregunta en la patética versión castellana es el “from”), o cambiamos la respuesta del arrogante graduado en Harvard por “vengo de un lugar donde no terminamos las frases con verbos” lo cual es una estupidez.

Y con éste quizá podáis esbozar una sonrisa pues el sentido no es dependiente de un juego de palabras:

An Alsation went to a telegram office, took out a blank form and wrote: “Woof. Woof. Woof. Woof. Woof. Woof. Woof. Woof. Woof.” The clerk examined the paper and politely told the dog: “There are only nine words here. You could send another “Woof” for the same price.” “But,” the dog replied, “that would make no sense at all”.

Traducción:
Un pastor alemán entra en una oficina de telégrafos, agarra un formulario en blanco y escribe: “Guau. Guau. Guau. Guau. Guau. Guau. Guau. Guau. Guau.” El empleado examina el papel y educadamente le dice al perro: “Aquí hay sólo nueve palabras. Puede mandar otro “Guau” por el mismo precio.” “Pero,” contesta el perro, “eso no tendría ningún sentido en absoluto”.

Y  por último, el presunto chiste más gracioso del mundo según el estudio de Wiseman (afortunadamente traducible con sentido):

“A couple of New Jersey hunters are out in the woods when one of them falls to the ground. He doesn’t seem to be breathing, his eyes are rolled back in his head. The other guy whips out his cell phone and calls the emergency services. He gasps to the operator: “My friend is dead! What can I do?” The operator, in a calm soothing voice says: “Just take it easy. I can help. First, let’s make sure he’s dead.” There is silence, then a shot is heard. The guy’s voice comes back on the line. He says: “OK, now what?”.”
Traducción:

“Una pareja de cazadores de New Jersey están en los bosques cuando de repente uno de ellos se desploma en el suelo. Parece que no respira, tiene los ojos en blanco. El otro tipo saca su móvil y llama a los servicios de emergencia. Le grita al operador: “¡Creo que mi amigo está muerto!, ¿qué puedo hacer?” El operador, con un tono tranquilizador le dice: “Tranquilícese. Puedo ayudarte. Primero asegurémonos de que está muerto.” Se hace un silencio y después se escucha un disparo. La voz del tipo vuelve a la linea. Dice: “Ok, ¿y ahora qué más?”.”


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: